Esta organización política presenta a Iván Espinel Molina (Presidencia) y Doris Quiroz Cárdenas (Vicepresidencia), como el binomio presidencial que pretende gobernar en los próximos cuatro años. Ambos son colegas que provienen del campo de la medicina: Iván es médico cirujano; Doris, médico salubrista. Desde esa experiencia profesional bien podrían concentrar sus esfuerzos en las políticas orientadas al campo de la salud, pero como veremos más adelante, eso no se refleja en el Plan de Gobierno. En la revisión que hicimos sobre lo que deben presentar las organizaciones políticas, en el ánimo de ser transparentes a los ciudadanos y ciudadanas que pretenden gobernar, Fuerza Compromiso Social cumple con una página web (desactualizada y poco activa) y los símbolos que corresponden a esta organización. ¿Quieres saber quiénes son los candidatos y candidatas que postulan a otras dignidades? Pues, lamentablemente, en dicha web no lo encontrarás (hasta el momento en que se publica este post).

En la web de Fuerza Compromiso Social tampoco se encuentra en Plan de Gobierno, pero sí en el Consejo Nacional Electoral (aquí). El documento cuenta con 22 hojas y 11 ítems donde concentran sus propuestas: Seguridad y JusticiaEmpleoProductividadDesarrollo AgrícolaEducación para el DesarrolloGestión AmbientalTecnología e InnovaciónSostenibilidad y ResilienciaSalud y BienestarDemocracia ParticipativaReactivación Económica. El punto referido a Salud y Bienestar se desarrolla en una sola hoja, a través de 12 propuestas puntuales; muy distinto al ítem de Reactivación Económica que cuenta con un diagnóstico y propuestas desplegadas en ocho páginas del Plan de Gobierno. Es decir, el 36.4% del Plan de Gobierno está dedicado a este asunto.

El documento explica, por medio de un gráfico, que las propuestas ciudadanas se recogieron a través de las redes sociales y, según deducimos, fueron puliéndose en espacios presenciales.

Hemos leído el Plan de Gobierno de Fuerza Compromiso Social y hemos seleccionado aquellas que, más allá del diagnóstico, usan los datos para sostener sus propuestas, las propuestas que responden a nuestra coyuntura política o aquellas que pueden ser muy polémicas.

Y, finalmente, el ítem al que le dedica amplio espacio, se refiere a la reactivación económica, en la que anuncian «tomar medidas radicales en contra del gasto innecesario e ineficiente». Algunas de estas propuestas son:

  • Fusión de empresas públicas.
  • Eliminación de la mayoría de ministerios coordinadores.
  • Transparentar la deuda con la China y los acuerdos de preventa petrolera, y si fuese necesario, renegociarlos.
  • Eliminación del Impuesto a la Salida de Divisas.
  • Los impuestos directos como el impuesto a la renta se reducirán 0.03% cada año.
  • El IVA se reducirá en un 1% por todos los cuatro años.
  • Para que exista una mayor inserción del Ecuador en el mercado internacional, se eliminarán las salvaguardias sobre todo las que tienen que ver con importación de materias primas para la exportación, se reducirán los aranceles en un 0.32% durante los 4 años.
  • Se reducirá la adquisición de bienes y servicios para el funcionamiento del sistema público, que representa el 0.20% del presupuesto designado a las entidades públicas que poseen ingresos públicos mayor a 20 millones de dólares.
  • También, se deberá suspender el proyecto de la Refinería del Pacifico por sus características antitécnicas, antieconómicas, puesto que en otros países como el caso mexicano pudieron adquirir 6 refinerías por 6 mil millones de dólares.
  • Otro aspecto financiero, es la eliminación del dinero electrónico debido a la insuficiencia de sostenibilidad en el sentido de que el Banco Central no es un banco comercial sino un banco de reservas, donde sus depósitos deberían tener una relación del 100% con respecto a los de la banca privada, lo cual es inexistente en la coyuntura actual, ya que la relación se sitúa en 143%.

Foto: Freepik